Método

La Terapia Cognitivo Conductual se orienta a la modificación de los pensamientos y comportamientos como medio para solucionar problemas psicológicos tan complejos como la ansiedad, la depresión o el estrés.

A través de la intervención con las Técnicas Cognitivo Conductuales que aplico en mi consulta de Barcelona, los pacientes mejoran porque aprenden a comprenderse mejor, a resolver problemas y a auto-aplicarse estrategias aprendidas en terapia. Este método se centra en el presente, en el problema actual, enfocado a objetivos y está orientado en el futuro. Se escogen y se adaptan las técnicas más eficaces a las necesidades del paciente. El tratamiento psicológico es breve (de 10 a 20 sesiones, e incluso menos).

Método de terapia cognitivo conductual

¿Cuál es el origen de los problemas psicológicos?

El malestar emocional no está determinado por las situaciones mismas, sino por el modo en que las personas interpretamos las situaciones. Nuestra forma de pensar influye en nuestras emociones y conductas.

Las creencias irracionales son pensamientos que nos hacen débiles, y que hemos adquirido en algún momento de nuestra vida, a través de la familia, educadores, amigos o de nuestra propia experiencia. Se trata de preceptos falsos que nos presionan y controlan hasta complicarnos la vida. Pese a ser perjudiciales para nuestro correcto funcionamiento, sostenemos, validamos y defendemos estos pensamientos, porque son altamente presionantes y exigentes.

Todos los problemas emocionales están en nuestra mente, en nuestra forma de pensar de manera no racional. El cambio está en nosotros. Si se aprende a pensar de forma racional, se aprende a sentir de otra forma. Lo que nos decimos a nosotros mismos cada momento es lo que nos afecta.

¿Cuál es el objetivo de la Terapia Cognitivo Conductual?

La finalidad es alcanzar creencias racionales que nos permitan disfrutar del día a día, de la vida. Son lógicas, sosegadas, maduras y flexibles.

Algunos de los pensamientos racionales que nos permiten estar bien con nosotros mismos, con las personas que nos rodean y con las circunstancias que nos tocan vivir, para disfrutar de la vida son:

  • Para ser feliz no es necesario hacerlo todo bien, sino con amor.
  • No necesito que todo el mundo me trate bien todo el tiempo.
  • El mundo nunca ha funcionado perfectamente y, pese a eso, muchas personas han conseguido disfrutar de la vida. Tú también puedes hacerlo.

La realidad depende de la interpretación que hacemos de ella, si aprendemos a interpretarla adecuadamente, el cambio es espectacular. Tendemos a pensar que los acontecimientos de la vida cotidiana son los responsables de nuestro estado de ánimo, pero nosotros provocamos nuestras emociones, a través de nuestros pensamientos.

Mediante la evaluación y modificación del pensamiento, se producen cambios psicológicos capaces de hacernos superar el estrés, los nervios, la ira, la ansiedad, la depresión, la tristeza, la inseguridad, la vergüenza, la culpa…

Te ocurre que...

  • Te preocupas en exceso

  • Sufres de estrés

  • Te dan miedo los retos y cambios

  • Te falta autoconfianza

  • Te sientes triste, desanimada y te cuesta disfrutar de las cosas

  • Te cuesta expresar tu opinión y gestionar las criticas

  • Te preocupa el rechazo y la desaprobación de los demás

  • Tienes problemas de pareja

Vas a conseguir

  • Deshacerte de la ansiedad

  • Compaginar tu vida personal y laboral satisfactoriamente

  • Fortaleza mental

  • Aumentar la autoestima

  • Sentirte optimista y con ganas de disfrutar de tu vida

  • Gestionar tu enfado eficazmente

  • Tener seguridad al comunicarte con los demás

  • Mejorar tu relación de pareja